Los góticos que se nos vienen encima

Publicado: 14 abril, 2006 en Noticias y política

Denise Winterman (BBC Mundo).- Hay la tendencia a considerarlos un caso perdido pero, detrás del tinte negro y del maquillaje blanco, los góticos son simplemente amantes del arte que aspiran a valores de clase media. Eso dicen los últimos estudios.

El momento en que su hijo o hija adolescente decide teñirse el pelo de negro y apela a la creatividad con el delineador de ojos puede ser una pesadilla para los padres. Pero un informe sugiere que podría ser un momento para celebrar.

Según sugieren los resultados del estudio de la Universidad de Sussex, es muy probable que los góticos crezcan y se transformen en doctores, abogados o arquitectos.

Son refinados y sensibles, fanáticos de la poesía y los libros, sin especial interés en las drogas o en comportamientos antisociales. También es probable que sigan siendo góticos durante su vida adulta.

Tienen habilidad para expresar sus sentimientos y creen más en el romance que en el sexo casual de una noche, afirma el informe. De hecho, lo único "oscuro" sobre los góticos es su vestimenta y su sarcástico sentido del humor.

"No les va a gustar que lo diga, pero su estilo de vida, a diferencia de la escena punk, es una subcultura de clase media", afirmó Dunja Brill, quien llevó a cabo el estudio.

"Son por lo general jóvenes inteligentes que han rechazado la idea de que los adolescentes deben cumplir con ciertos requerimientos".

Como todos

¿Pero es esto realmente así? ¿Será el pálido y huraño joven de la casa de al lado el futuro gerente de banco en 10 años? No hay un mejor lugar para averiguarlo que en la "Meca gótica" que es el mercado de Camden en la capital británica.

"Donde yo vivo son generalmente los pandilleros quienes comienzan con la violencia, y no los góticos; entonces creo que somos un grupo bastante pacífico", afirma Antoinette Drakes, de 16 años.

"Nos dedicamos a nuestras propias cosas y hacemos lo que nos gusta hacer. Pero los góticos son como cualquier otro grupo, y gran parte depende del individuo".

"En general somos bastante sensibles pero también hay algunos que no lo son, que están en una pose. Algunos terminarán siendo médicos y otros estarán desocupados. Los góticos son una mezcla de personalidades, como todo el mundo".

Etiqueta

Pero Keeley Dale, de 18 años, afirma que el estudio pone otra etiqueta a los góticos.

Siempre se trata de etiquetas en la sociedad de hoy, y esa es exactamente la razón por la que me visto como me visto: no quiero entrar en los estereotipos de otra gente", explica.

"Entonces ahora no sólo soy gótica, sino que también aspiro a ser de clase media. De todas maneras, ¿qué es eso? Yo no quiero ser médica y leer el (periódico conservador británico) Daily Telegraph. Yo quiero ser escritora y leer lo que sea que me guste".

"Hay algunas cosas de esta investigación que sí reconozco, como que los góticos pueden ser sensibles y por lo general no son violentos. Pero al fin y al cabo creo que esas cosas dependen de la persona, no de la manera en la que eligen vestirse".

Amenazante

Mia Joseph, de 40 años, ha sido gótica desde su pubertad, y explica que, a esta altura, para ella ser gótica es una forma de vida. Trabaja en su negocio en el mercado, que vende ropa gótica, de cuero y de PVC.

"No se trata de ajustarse a una subcultura particular, esto se trata de mi vida. Estoy más allá de pensarme como gótica: soy sólo yo".

"Hay características en este estudio que creo que son ciertas: los góticos sí tienden a ser pacíficos y sensibles, están interesados en la literatura, y es una forma de vida que, para muchos, continúa en la adultez. ¿Porqué eso es "clase media"? No lo sé".

"Creo que la gente nos acepta más ahora. Hace años notaba que la gente pensaba que mis piercing (perforaciones en el cuerpo y rostro) y tatuajes eran amenazantes, y ahora son parte de la vida de todos los días. Mucha gente tiene piercing en sus narices o un tatuaje".

"Hay abuelas que vienen y me dicen que les hubiese gustado poder vestirse como yo cuando eran jóvenes".

Pero hay una característica que parece común a todas las subcultura adolescentes, sin importar lo que vistan, la música que escuchen, o lo que diga un estudio: el sexo.

"Por supuesto que me quiero enamorar, pero estoy completamente preparado para probar a varias damas hasta encontrar la adecuada", afirma Dan Taylor, de 18 años.

"Después de todo, además de ser gótico, sigo siendo un adolescente cargado de hormonas".

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s