Aries, II y III parte

Publicado: 4 mayo, 2006 en Esoterismo
 
El mito
 

 
 
Marte es el regente de Aries (Ares para los griegos), el dios de la guerra: enérgico, amante de la libertad y un auténtico líder, pero también agresivo y a veces egoísta, por lo que despertaba las iras de los demás dioses del Olimpo, excepto de Venus-Afrodita (Libra), que estaba enamorada de él, y de Hades (Señor del mundo subterráneo), que acogía en sus dominios a todos aquellos guerreros jóvenes que morían en las batallas que Marte promovía.
 
 
Tipología psicológica
 

 
 
Elemento de fuego: tipo intuitivo según la tipología de Jung. Aries podría identificarse con el tipo intuitivo de Jung. Comparte con sus compañeros de fuego -Leo y Sagitario- la vitalidad y espontaneidad que los demás signos del Zodiaco envidian y temen a la vez. Estos signos poseen un corazón infantil y su concepción del mundo es muy particular. Su existencia está salpicada de matices de fantasía en la que los héroes, los dragones, las princesas o príncipes existen en realidad. Les gusta el ritmo, el color, y prefieren tener una vivencia radical de la vida a aceptar un mundo opaco y lineal.
Como Aries no se preocupa por los detalles prácticos de la vida, corre el riesgo de ser considerado egocéntrico y caótico, y en realidad lo que ocurre es que en él la función sensorial (la del elemento tierra) es la inferior, por lo que va directo hacia lo que desea, sin preocuparse por los detalles que son amenazantes y limitantes. Cuando Aries se encuentra ante las desagradables exigencias del mundo material, a veces renuncia a situaciones que nadie entiende. Por ejemplo, a empleos que lo limitan y que no le aportan nada positivo ni enriquecedor. Cuando una situación lo agobia no se lo piensa dos veces y da un paso hacia el futuro con gran alegría y confianza en su decisión, poniendo tanta energía en ese cambio que no es difícil que encuentre nuevas y enriquecedoras oportunidades.
Su intuición le proporciona grandes <<corazonadas>>, que, aunque choquen con la razón, son de una precisión infalible. Cosecha grandes triunfos y grandes fracasos, y aunque de estos últimos no aprende demasiado tampoco le importa. Su capacidad de supervivencia y de adaptación a las situaciones es envidiable.
Aries tiene la leyenda de ser un poco quijotesco y de arremeter contra molinos de viento cuando no hay razón para ello. Y en realidad, la relación con el mundo a veces lo frustra. Antisocial por naturaleza, no soporta las leyes, ni los reglamentos de tráfico, ni los papeles bancarios, ni el tener que hacer previsiones sobre cómo ganarse la vida en el futuro… Sin embargo, Aries consigue éxitos espectaculares en los negocios, debido fundamentalmente a su intuición y a su rapidez para pasar a la acción.
Para él la sexualidad es muy importante, ya que gracias a ella consigue liberar sus temores, sus miedos, sus inseguridades, adentrándose en las profundidades del inconsciente para aflorar toda su energía primitiva y pura en algo cercano a la muerte y al renacimiento. Quizá esa necesidad lo conduce a ser un poco donjuán en la primera etapa de su vida. Asimismo, su deseo de experimentar y conocer cosas nuevas lo lleva a vivir situaciones sentimentales cortas en el tiempo y en las que se compromete poco. Eso sí, cuando se entrega no se guarda ningún comodín en la manga. Necesita dominar, estableciendo luchas de poder en las relaciones, ya que para protegerse tiene que ser él quien lleve la iniciativa.
Tremendo es para Aries el momento de la despedida. De pronto, sin saber cómo, aquello que le fascinaba ha dejado de hacerlo. Lo que veía y sentía como maravilloso se ha convertido en algo vulgar. Ya no existen momentos de éxtasis ni de infierno, ya no se le acelera el corazón, y su apetito sexual ha desaparecido. No sabe qué ocurrió ni qué decir. Simplemente, desaparecieron las posibilidades de descubrimiento, ya no hay nada que explorar. Por eso muchos Aries desaparecen sin decir nada y retornan a tu vida cuando menos lo esperas, justo en el instante en el que tu personalidad muestre algo misterioso que él no alcance a entender y active su imaginación y deseo de conquista.
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s