Sexo oral

Publicado: 25 mayo, 2006 en Todo sobre sexo
 
Marcia se hizo famosa hace 1.100 años. Es una mujer de la que se desconoce todo. No se sabe si era dulce, alta, morena o delgada. Solamente ha trascendido un dato que habla de su aptitud. Marcia  hacía una de las mejores felaciones del Imperio romano.
Alguien se encargó de dejar constancia de su destreza cincelando en una vieja puerta de piedra del prostíbulo donde trabajaba una frase que hacía referencia a su habilidad. La puerta quedó enterrada por el mar de lava que despidió el volcán Vesubio sobre la ciudad de Pompeya en el año 79 a.C. Fue descubierta en 1748, cuando las primeras excavaciones no sólo destaparon la vieja ciudad romana sepultada, sino que levantaron el primer legado escrito sobre el sexo oral en la historia. Tan viejo es el placer que las lenguas han regalado a los penes y a las vulvas que existe un testimonio más antiguo en forma de dibujos expresivos que pueblan las viejas paredes de los templos hindúes y luego pasaron a formar parte del libro sagrado: el Kama-sutra. Ellos ya lo conocían y lo disfrutaban, tanto o más que el coito. Habían advertido algo fundamental que se transmitió hasta nosotros con el paso de los siglos: el sexo oral -la felación y el cunnilingus– es el placer más espontáneo y explosivo que existe; es el disfrute que despierta fantasías deliciosas; el que mezcla la metáfora de comer con el gozo de sentirse degustado como un manjar. Y también la forma más solidaria de sexo. Si quien lo recibe se siente homenajeado y agradecido por el éxtasis al que lo llevan, quien lo da no sólo arde en pasión, sino que siente la singular sensación que comunica el placer de dar placer. Una sensación que sublima en el emblemático 69, la postura del gozo recíproco.
A pesar de su antigüedad, el sexo oral es, probablemente, una de las relaciones sexuales más identificadas con la época actual porque las prácticas orales se adaptan a cualquier necesidad y cualquier lugar. Incluso en esa flexibilidad está muchas veces el gusto y el morbo.
Pero cuando hay tiempo para el sexo sereno y las lenguas pueden jugar al juego que mejor conocen, el placer puede ser ilimitado hasta el final o la preparación más sensual y excitante.
La importancia del sexo oral es tan amplia que está avalada por todas las investigaciones sobre sexo que se han realizado en Europa, Estados Unidos y Latinoamérica. Desde las décadas de 1960 y 1970 hasta el presente, las encuestas sobre comportamiento sexual han demostrado que el sexo oral ha conquistado cada vez más adeptos. Así, la fellatio o felación (lamer y chupar el pene) y el cunnilingus (lamer y chupar los genitales femeninos) han ganado su espacio como práctica sexual equiparable al coito. Una constatación de que cada vez más el deseo triunfa sobre la inhibición.
 

comentarios
  1. senddero dice:

    excelente, claridad sencilleas y amenidad un abrazo

  2. senddero dice:

    vale falto mi pagina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s