Con la sinceridad que me caracteriza…

Publicado: 23 noviembre, 2006 en Cosas mias
Te escribo porque necesito decirte que me has decepcionado muchísimo… Esta mañana te has levantado con un humor de perros, el mismo con el que te acostaste y ni siquiera me has preguntado cómo estoy, no me diste las gracias por la cena ni un simple adiós al irte al coche… flipo contigo de verdad, aunque ya no me importa lo más mínimo… son tantas cosas así… que las has ido acumulando en un rincón de nuestra amistad sin mirarlas, sin hablarles, sin arreglarlas… amistad que hace mucho me di cuenta que jamás existió y lamento que así sea porque por mi parte todo mi cariño y aprecio era sincero desde el principio.
 
Estoy muy dolida, bueno es un decir porque ya ni siquiera me duele, pero lo he estado un tiempo intentando volver a hablar contigo por si se había producido algún malentendido, por si era yo la que se tomaba las cosas de una forma que no eran en realidad… por si era un proceso… por si era una especie de venganza por no corresponderte en otros sentimientos… y ya me he cansado, mi paciencia ha durado demasiado contigo y no puedo más. Quiero que salgas de mi vida definitivamente porque de verdad que hace tiempo que desprecio tu actitud, tus formas de todo, de hablar, de pensar, de ser, de sentir… tu peor defecto diría que es el egoísmo, siempre y únicamente piensas en ti, me das verdadera lástima y haces que me coma la cabeza por cosas que ni siquiera me importan y ya paso, mi vida ya es demasiado complicada como para que me la compliquen más gratuitamente… no, no tengo ganas de tener a alguien así en mi vida, de hecho ya ni siquiera estás hace semanas en ella… sólo estabas en mi mente de vez en cuando y siempre en reproches por tus comportamientos y yo no soy así, no me gusta estar reprochando nada, pero claro, para ello no me tienen que dar motivos y no quiero gente que me los de.
 
Ya terminando quiero agradecerte los buenos momentos que me has brindado en muchas ocasiones (aunque siempre acababas cagándolos) que no quiere decir que no los hayan habido, gracias por escucharme en ocasiones que necesitaba un oído, aunque fueran más las que yo te escuchaba a ti. Gracias por tu compañía y por tu falsa amistad que en el momento pensé que era cierta y así la disfruté.
 
Deseo que te vaya todo tan bien como esperas pero no mejor de lo que mereces, porque creo que la vida tiene o debería darte algún palo más para que aprendas ciertas cosas como pedir perdón, que eso de aprender hace siglos que lo dejaste. Cuidate, sé que lo harás y que lo harán pues te encargarás de ello. Yo también me cuidaré en la medida de lo posible, hasta siempre.

             fiorella

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s