Siesta

Publicado: 16 octubre, 2007 en Gottfried Kerstin
Siesta
 

 
 
 
Hay que dormir en algún
momento entre el almuerzo
y la cena
 
WINSTON CHURCHILL
 
 
 
Camilo José Cela definió una vez la siesta como el <<yoga ibérico>>. Tal vez esta aseveración sea un poco exagerada, pero se ha comprobado que sus ventajas no son nada desdeñables. Además de ser una excelente terapia contra el estrés, la siesta refuerza el sistema inmunitario, mejora el rendimiento físico e intelectual y evita los accidentes laborales.
Por esta razón, en muchas ciudades ha surgido un nuevo tipo de establecimiento, los popularmente llamados <<siestódromos>>, donde los trabajadores que no tienen tiempo para volver a casa pueden echar una cabezadita por un módico precio. En Internet existe incluso la Organización Mundial de la Siesta (www.napping.com) donde los fervientes defensores de este sueño reparado comparten sus experiencias.
La decreciente luz de la tarde es, en buena parte, la responsable del efecto relajante de la siesta. Pese a que algunas personas suelen dormir más de una hora y media, en realidad basta con descansar entre quince y treinta minutos. Es posible que inmediatamente después de despertar, el individuo experimente fatiga y aturdimiento; sin embargo, pasado este período, el cuerpo y la mente estarán preparados para enfrentarse a ocho horas de gran actividad. Así que, ¡felices sueños!
 
El momento óptimo para echar una siesta es ocho horas después de la hora de despertar. Si te levantas a las 07:00, la siesta te reportará más beneficios a las 15:00.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s